ORÍGENES DEL ENCAJE

ENCAJE es una palabra para la que no existe una fácil definición; y aún hoy en día persiste este problema.

Algunos lo denominan como un tejido, género, tela, muy versátil.

La mejor definición sería:

El ENCAJE es un NO tejido, construído por una simple aguja y un hilo o por un número variable de hilos enrollados en bolillos.

Pero esta definición no tiene en cuenta los primeros trabajos de rejilla de hilos tejidos, de los que procede el encaje de aguja; ni los tejidos que tradicionalmente se han aceptado como encajes, por ser no-tejidos, como el macramé, ganchillo, punto, etc.

A pesar de haber sido uno de los indicadores más sensibles de los caprichos de la moda, ha ido cambiando muy lentamente; incluso llegando a quedarse anclado en el recuerdo de siglos pasados. Entre estos dos extremos hubo una gran variedad de encajes, tantos como clases sociales y diferencias entre regiones.

Seguir leyendo “ORÍGENES DEL ENCAJE”

EVOLUCIONAMOS PARA MEJORAR

Esta historia seguro que os resulta familiar…
Un día lié un bolillo…y ahí se desencadenó todo, todo cambió, fue abrir la puerta a un nuevo mundo.
Enseguida los días empezaron a hacerse demasiado cortos; ¿o es que las horas ya no tenían 60 minutos? ¿o todos los relojes corrían más de lo habitual? El caso es que el poco tiempo que tenía libre para dedicar a aquel nuevo descubrimiento que me había enganchado, nunca era suficiente.
Esta “necesidad” de querer hacer más no tardó mucho en contagiar a mis sueños. El encaje que no podía hacer de día lo avanzaba de noche, soñando, por eso a la mañana siguiente estaba en el mismo alfiler…. los duendes no habían venido a hacerlo. Pero es que nunca quise y aún hoy tampoco quiero que vengan los duendes a hacerme mi encaje; quiero disfrutarlo yo. Estudiar, meditar y perderme en cada “cruz y vuelta” de los hilos.
Así es que, ahí estaba yo, once  años después de tocar por primera vez un bolillo, diseñando una ESCUELA en la que poder transmitir mis modestos conocimientos pero mi entusiasmo, mi gran ilusión y mi pasión por este mundo del encaje de bolillos.
Han pasado siete años, tan rápidos como todas las horas que he dedicado al encaje; muchas clases, muchos intensivos, muchas alumnas, muchas profes, muchas amigas en este tiempo para construir lo que hoy tenemos, un grupo de compañeras con las que compartir el placer de mover nuestros bolillos.
Sólo puedo daros mi agradecimiento infinito a todas las que formáis parte de la Escuela, a las que en algún momento pasasteis por aquí y a las que en un futuro, espero, nos visitéis.
Ninguno de aquellos primeros sueños, ni los de después se acercaron a la felicidad y satisfacciones que me ha dado la Escuela en estos años. El cariño que recibo de cada una de vosotras; todo lo que me enseñáis y aportáis supera todo lo que podía imaginar.
Esta nueva página es el fruto del trabajo de todas, espero que os guste        www.encajedebolillosmadrid.com
Muchísimas gracias.

¡ FELICES VACACIONES!

Terminamos un curso más, y ya van siete desde que la Escuela comenzó su andadura, aunque parece que fue ayer… y es que se nos pasa tan rápido el tiempo moviendo nuestros bolillos …
¡¡GRACIAS A TODAS!!  Porque confiasteis en mí, en mi ilusión y mi empeño por transmitir y mantener este precioso arte que nos une, en mi esfuerzo y mi trabajo por hacerlo cada día, al menos, un poco mejor.
Gracias a las que un día os asomasteis a probar esto de “los bolillos” y os “enganchasteis”, a las que ya lo conocíais y quisisteis participar, a las que habéis asistido a alguna clase o algún curso, y seguimos manteniendo contacto o tal vez no…
Hace unos días leí una cita que quiero compartir con vosotras (cambiad libro por clases). Yo no hubiera podido expresar mejor lo que siento en cada una de nuestras clases. Y, por supuesto, inmediatamente me hizo pensar en todas “mis queridas chicas”.

 

           “QUISIERA DEDICAR ESTE LIBRO A MIS ESTUDIANTES. NO PODÉIS SABER EL EXTRAORDINARIO REGALO QUE SOIS Y CUÁN BENDECIDO ME SIENTO AL                   TENEROS EN MI VIDA”.

 

Kelly G. Wilson

FESTIVAL KNIPLING TÖNDER

Todas las amantes de los encajes de tul, como sabéis es mi caso, deberíamos ir al menos una vez a Tönder, la cuna del precioso encaje que lleva su nombre; y si es posible en los días que tiene lugar su Congreso (una vez cada tres años), mucho mejor.
Desde que comencé a trabajar este encaje quise conocer la ciudad de origen, los detalles de su técnica, las encajeras que lo crean y lo mantienen en auge a lo largo del tiempo; y este año ha sido mi oportunidad. Con otras tres encajeras no sólo asistimos al Congreso, sino que también participamos en un curso de cinco días en la ciudad de Hojer, a pocos kilómetros de Tönder, impartido por dos maestras en este encaje, Helle Schultz y Dorthe Stephansen, que desde el primer momento nos ofrecieron todas las posibilidades de estudio y realización de este encaje.
Yo elegí la reconstrucción de picados de encajes antiguos y sus diagramas. Una labor, en un principio, complicada pero que con sus directrices y explicaciones fue dando sus frutos. Para mí ha sido un curso muy gratificante que, además me ha aportado otra dimensión del encaje.
Volvimos con las maletas cargadas de picados y bolillos daneses, la mente llena de encajes, diseños y diagramas y el espíritu pleno de vivencias y experiencias compartidas con otras encajeras de muy distintos puntos del planeta; hasta nueve nacionalidades distintas compartimos estos días de estudio y trabajo.

 

 

GRACIAS AL ENCAJE DE BOLILLOS

Hoy quiero compartir con todas vosotras la alegría de una nueva publicación; en esta ocasión ha sido una entrevista en una revista de nuestro sector “MERCERIA ACTUALIDAD ” (www.merceriaactualidad.com). Una revista muy interesante donde podemos encontrar todas las novedades en cuanto a materiales, tiendas y profesionales. Y en el número de marzo 2019 (num. 115) han dado cabida al Encaje de Bolillos, en la sección Creadores de Moda”.
Quiero agradecer a Margarita, la representante de la revista, que contactó conmigo y me ofreció la oportunidad de exponer mi punto de vista. Y gracias a todas las encajeras que, junto con mi familia,  me dais tanto cariño y apoyo todos los días y confiáis en mi para compartir nuevos proyectos.
Y muy feliz y orgullosa de pertenecer a este maravilloso mundo que nos une entretejiendo nuestros hilos….EL ENCAJE DE BOLILLOS.