LLEGAMOS A FIN DE CURSO… A PESAR DE TODO

Un año más llega junio y con él nuestro fin de curso; pero este no ha sido como cualquier otro. Bien sabemos lo que nos hemos tenido que reinventar y adaptar para poder continuar compartiendo nuestra PASIÓN ENCAJERA; y de todo punto ha merecido la pena…

A pesar de haber estado separadas, sin poder ver a nuestras compañeras y amigas; de haber estado confinadas, quiero quedarme con la parte positiva de todos estos meses, aunque me haya sido difícil encontrarla.

Os confieso que me costó mucho, muchísimo adaptarme a la situación; que lloré, me enfadé y me revelé por lo que estamos sufriendo.

Nunca creí que el trabajo, la ilusión y la alegría de estos últimos siete años creando y cuidando la formación de la escuela se vería tan dañada que sentí que una apisonadora me pasaba por encima. Pero no estaba dispuesta a que nos quitaran nuestra forma de disfrutar juntas, así es que había que reaccionar, y gracias a todas vosotras hemos mantenido TELEBOLILLOS (nombre que me aportó con cariño una de vosotras) vivo estos meses.

Habéis demostrado ser unas excelentes alumnas, agudizando el ingenio y sacando todo el conocimiento encajero que, en algunos casos, no sabíais que estaba ahí; y las que sólo llevabais unos meses “enganchadas” a este arte os habéis desenvuelto como si llevarais años…

Todas os habéis ganado el APROBADO, pero con NOTA.

Quiera daros las gracias por vuestra compañía, por vuestro cariño, por vuestra constancia y vuestro mejor hacer con las telecomunicaciones, que algunas veces nos han fallado, y por vuestra comprensión, y en alguna ocasión… paciencia conmigo.

Os deseo que tengáis el mejor de los veranos y que septiembre nos traiga el “reencuentro presencial”. Mientras tanto seguid haciendo crecer vuestros maravillosos encajes.

Besos.

VACACIONES SEMANA SANTA

Aunque excepcionalmente extraño este viernes es Viernes Santo, es decir, vacaciones… No iremos a ningún lugar, no podremos reencontrarnos con familiares y amigos, no saldremos de paseo o de tapas; así es que dedicaremos más tiempo a nuestros encajes.
Y nuestra próxima PIEZA DE HISTORIA será el viernes 17.
Cuidaos mucho y nos vemos pronto.

¡EXTRA MODA!

Estuve el pasado sábado en el museo del Traje, uno de mis favoritos, visitando esta exposición temporal. Aunque ahora el resto del Museo esté cerrado por obras hasta la primavera.
Una exposición no muy grande, pero con muchas curiosidades sobre la moda, la vestimenta y su evolución y, además con algunas pequeñas muestras de encajes.
Os la recomiendo. Disfrutadla!!

 

TODO ES ENCAJE…

Estuve unos días en Bilbao. Y esta pintura bajo el puente de “La Salve” me llamó muchísimo la atención, sobre todo porque para el resto pasaba desapercibida.
Podréis decirme que lo mío es de formación profesional, de hecho antes de hacer la foto la miré varias veces … pero yo no veía otra cosa más que ENCAJE.
¿No os parecen torchones o puntos de espíritu? ¿Y un encaje de cinta? ¿Parece un Milán?

EVOLUCIONAMOS PARA MEJORAR

Esta historia seguro que os resulta familiar…
Un día lié un bolillo…y ahí se desencadenó todo, todo cambió, fue abrir la puerta a un nuevo mundo.
Enseguida los días empezaron a hacerse demasiado cortos; ¿o es que las horas ya no tenían 60 minutos? ¿o todos los relojes corrían más de lo habitual? El caso es que el poco tiempo que tenía libre para dedicar a aquel nuevo descubrimiento que me había enganchado, nunca era suficiente.
Esta “necesidad” de querer hacer más no tardó mucho en contagiar a mis sueños. El encaje que no podía hacer de día lo avanzaba de noche, soñando, por eso a la mañana siguiente estaba en el mismo alfiler…. los duendes no habían venido a hacerlo. Pero es que nunca quise y aún hoy tampoco quiero que vengan los duendes a hacerme mi encaje; quiero disfrutarlo yo. Estudiar, meditar y perderme en cada “cruz y vuelta” de los hilos.
Así es que, ahí estaba yo, once  años después de tocar por primera vez un bolillo, diseñando una ESCUELA en la que poder transmitir mis modestos conocimientos pero mi entusiasmo, mi gran ilusión y mi pasión por este mundo del encaje de bolillos.
Han pasado siete años, tan rápidos como todas las horas que he dedicado al encaje; muchas clases, muchos intensivos, muchas alumnas, muchas profes, muchas amigas en este tiempo para construir lo que hoy tenemos, un grupo de compañeras con las que compartir el placer de mover nuestros bolillos.
Sólo puedo daros mi agradecimiento infinito a todas las que formáis parte de la Escuela, a las que en algún momento pasasteis por aquí y a las que en un futuro, espero, nos visitéis.
Ninguno de aquellos primeros sueños, ni los de después se acercaron a la felicidad y satisfacciones que me ha dado la Escuela en estos años. El cariño que recibo de cada una de vosotras; todo lo que me enseñáis y aportáis supera todo lo que podía imaginar.
Esta nueva página es el fruto del trabajo de todas, espero que os guste        www.encajedebolillosmadrid.com
Muchísimas gracias.

¡ FELICES VACACIONES!

Terminamos un curso más, y ya van siete desde que la Escuela comenzó su andadura, aunque parece que fue ayer… y es que se nos pasa tan rápido el tiempo moviendo nuestros bolillos …
¡¡GRACIAS A TODAS!!  Porque confiasteis en mí, en mi ilusión y mi empeño por transmitir y mantener este precioso arte que nos une, en mi esfuerzo y mi trabajo por hacerlo cada día, al menos, un poco mejor.
Gracias a las que un día os asomasteis a probar esto de “los bolillos” y os “enganchasteis”, a las que ya lo conocíais y quisisteis participar, a las que habéis asistido a alguna clase o algún curso, y seguimos manteniendo contacto o tal vez no…
Hace unos días leí una cita que quiero compartir con vosotras (cambiad libro por clases). Yo no hubiera podido expresar mejor lo que siento en cada una de nuestras clases. Y, por supuesto, inmediatamente me hizo pensar en todas “mis queridas chicas”.

 

           “QUISIERA DEDICAR ESTE LIBRO A MIS ESTUDIANTES. NO PODÉIS SABER EL EXTRAORDINARIO REGALO QUE SOIS Y CUÁN BENDECIDO ME SIENTO AL                   TENEROS EN MI VIDA”.

 

Kelly G. Wilson