¡¡¡CONSEGUIDO!!!

Ya puedo presentaros la Fanchon terminada.
Mucho más tarde de lo que yo quería y esperaba, pero por fin está terminada. Han sido 220 horas de trabajo pero muy espaciadas en el tiempo. Casi tres años. No creía que hubiera pasado tanto tiempo desde que empecé este proyecto que me llamó nada más verlo en libro de Lappets alemanas de OIDFA.
La verdad es que durante este tiempo también ha habido otros encajes: Ret-fi, Blonda de Almagro, Encaje Popular de Almagro, Encaje moderno, Idritja (el último) y muchos cursos con profesoras nacionales y extranjeras. Y, en algunos periodos no le he podido dedicar tanto tiempo.
Cada nuevo encaje, para mi, es una nueva ilusión, un nuevo reto, un volver a empezar. Es deslizarme por ese cruce y vuelta de los hilos, estudiando, aprendiendo, comprendiendo como van creando esas formas tan bellas y, a veces, tan inverosímiles, y me enganchan, y me llevan….y me dejo. Mi imaginación vuela al siglo XVI, XVIII, al XIX, a admirar a nuestras antecesoras, a esas encajeras que con sus escasos y rudimentarios métodos y materiales lograban crear tan maravillosas piezas.
Lo he disfrutado mucho, como todos los encajes que he hecho hasta ahora; a pesar de la dificultad del picado.
Muchas gracias por vuestra paciencia para ver el resultado y espero que os guste. Pero sobre todo os deseo que disfrutéis vuestros tiempos de encaje.

 

MI FAVORITO

Y el pañuelo sigue avanzando….lentamente pero sin pausa. Nunca al ritmo que a mi me gustaría pero la BLONDA es así, laboriosa por su técnica de meter y sacar pares en cada motivo y hacer que todos los tules “encajen”.
No os voy a contar nada que no sepáis….como a todas vosotras el encaje me enganchó; es nuestro refugio, nos calma, nos “limpia” la mente y nos da energía. Además, a mi la BLONDA me da paz y tranquilidad; tiempo de disfrute que ahora tiene que compartir con su pariente el RET-FI; pero que juntos hacen, en mi opinión, la elegancia, el arte y la maravilla del encaje español.

 

PASANDO EL ECUADOR

Parece que no pasa el tiempo, pero sí, y demasiado rápido si miro mis encajes y veo que avanzan tan despacio.
Siempre os digo que lo que crece una labor es directamente proporcional al tiempo que invertimos en ella, pero no tenemos que olvidar que nuestra labor, nuestro arte es uno de los que más tiempo lleva, de los que más lento vemos crecer pero también el que más satisfacciones nos da y en el que ponemos el corazón.
Ya en el centro de la Fanchon, esta parte esta siendo un poquito complicado trabajarla….llevo unos 360 bolillos que no me dejan mucho espacio para moverlos.
Casi puedo ver cómo va a quedar y estoy deseando terminarla para poder enseñárosla….habrá que esperar un poco más.

 

FANCHON

Después de un verano repleto de cursos, en los que he disfrutado del aprendizaje, las maestras, las compañeras, las alumnas…..Os dejo la última imagen de este trabajo que me tiene “enganchada” pero que no crece como yo quisiera…..

Y entrando en la zona más ancha del encaje, lo que significa añadir pares …No sé cuántos llevo, pero sí sé que todavía faltan muchos por montar…

img_1822

FANCHÓN

IMG_1818

Nuevo avance en la fanchón (aunque sea muy poco a poco) pero con mejor aspecto, quitando alfileres y los hilos de los pares descartados.
Pero, como veis no avanza lo rápido que yo quisiera, así es que la meta de terminarla este verano está…..un poco lejos.
¿Qué tal si lo dejamos en que la termine para este año? Esa es mi intención. Y, aunque con muchos cursos este verano, trabajaré todo lo posible en ella para conseguirlo.
Muchas gracias por vuestros comentarios y ánimos.