GRACIAS POR SORPRENDERME

Nunca pude imaginar todo lo que el mundo del encaje de bolillos me iba a regalar cuando empecé.
Al principio me dio muchas horas de ocio que disfruté, después se convirtió en una profesión que adoro e hizo que llegaran a mi personas estupendas que me enseñan lecciones de vida todos los días. Y además, también me sorprendéis…no puedo pedir más.
Quiero que veáis la genialidad de Blanca, con su permiso por supuesto, aunque no parecía totalmente satisfecha del resultado, es muy perfeccionista.
Ella ha diseñado su encaje, y no digo picado porque lo ha hecho sin picado; sí, sin dibujo, sin patrón sobre el que trabajar. Sola (no trajo el trabajo ningún día a clase) eligió los puntos que quería hacer, los hilos, la mezcla de colores…
Ha sido una de las mejores sorpresas. Aquí es cuando vosotras os dais cuenta de que sabeis más de lo que creéis, es fundamental tener confianza y saber lo que valemos. Y yo veo lo que hemos crecido juntas y me siento muy feliz y orgullosa de todas vuestras creaciones.
Esperamos vuestros comentarios.

Este es su particular “picado”