BLANCA

IMG_1654
Pañuelo en encaje popular
IMG_1655
Encaje popular o de torchon
IMG_1806
Tapete rectangular en encaje de torchón
Encaje ruso. Tapete en hilo algodón
Abanico en encaje popular. Hilo de rayón dos tonos
Abanico esmaltado y encaje de Torchón en hilo de rayón
Pañuelo rectangular en Encaje de Tönder. hilo algodón egipcio n. 120
Encaje Ruso. Tapete circular en hilos de algodón blanco y rayón color

PARA MIS ALUMNAS

Dedicado a las que me decís lo que os cuesta deshacer y a todas las que pensáis que yo no deshago.

El “Abanico Especial” que, como habéis podido ir viendo, he hecho con mucha ilusión, ha tenido un cierre un poquito “accidentado”.

Cuando ya lo tenía completamente cerrado, anudado y cortado varios pares (¿Recordáis cuantas veces repito que cortar es lo último?), me di cuenta de que había un error.  A menudo, os digo que esos pequeños “fallos” o “detalles” no los ve casi nadie, sólo nosotras. Pero este era bastante visible, aunque no entendieras nada de Encaje de Bolillos.

Como todas, en un primer momento me plantee dejarlo así (ya sabéis, nuestra “firma personal”), pero a los cinco minutos decidí deshacer. Soy perfeccionista, no podía dejarlo así. Además, nos puede la sinceridad ¿verdad?. Le contaría a la futura dueña del abanico que había un error.

Cortando hilos, con paciencia y cuidado, deshice y lo he vuelto a rehacer. En este cruzar y descruzar de hilos, pensaba en cómo me había podido equivocar “así”, cómo había tenido ese “despiste”. Es obvio que no estaba atenta al encaje en su momento, no estaba centrada. Y ahora veo que no mereció la pena malgastar mi energía en otras cosas y equivocarme. Cada cosa tiene su tiempo y hay que saber desconectar.

No me ha molestado mucho deshacer (aunque a ninguna nos gusta, claro). Pero como soy humana y mortal, me ocurren estas cosas. Alguien dijo: “Las idea de saberte mortal te da apetito por estar vivo”…..Pues eso.

Así es que, chicas, lección aprendida:

  • Poner todos los sentidos cuando hacemos nuestras preciosas obras de encaje. Aunque creamos que es muy fácil y lo sabemos de sobra.
  • Si nos equivocamos, no pensarlo dos veces: deshacer y rehacer. Siempre es mejor volver a empezar.
  • No cortar hasta comprobar, si es necesarios varias veces, que está todo bien.

Y sobre todo, disfrutad de todo lo que hacéis en cada momento. Muchas gracias a todas.

Os dejo la foto del “antes” y el “después” para que veáis el fallo y la corrección.